Discurso Presidente Juan Orlando Hernandez, Informe de Primer año de Gobierno, Congreso Nacional

Señoras y Señores Diputados, hermanas y hermanos hondureños
Permítanme agradecer a Dios por la oportunidad de reunirnos aquí, y de ofrecerle para su bendición este evento tan importante para el fortalecimiento de nuestras instituciones, que el Señor guie nuestras acciones para el beneficio del pueblo hondureño.
Quiero felicitar a la extraordinaria mujer hondureña en esta fecha, 25 de enero en que celebramos su día, a la mujer campesina, obrera, profesional, luchadora, jefa de familia, y, por supuesto, a todas las diputadas que trabajan arduamente y que por supuesto engalanan este hemiciclo. A todas las mujeres hondureñas en su día, Dios las bendiga.
Y si me lo permiten quiero aprovechar para saludar a la mujer que me dio la vida y que tengo el privilegio de tenerla a mi lado, mi madre Doña Elvira Alvarado, que hoy está cumpliendo un año más de existencia. Y, por supuesto, felicitar a la mujer que desde hace muchos años escogí como mi esposa, Ana García, bueno, la verdad es que ella me escogió a mí.
No saben cuan contento me siento al regresar al Congreso Nacional, lugar donde trabajé durante 16 años de mi vida con muchos de ustedes y con otros que ya no están. Distinguir a don Toribio Aguilera. Los llevo en mi mente y en mi corazón, desde aquí serví a mi Departamento y al pueblo hondureño, y haberlo hecho desde esta trinchera fue para mí un verdadero honor.
Por eso mi saludo cariñoso y atento, para todas las bancadas de todos los partidos políticos que tienen representación en este Primer Poder del Estado.
Hoy, ese mismo pueblo hondureño al que serví como diputado, por su voluntad soberana, me tiene también como su servidor en la Presidencia de la Republica y regreso a esta casa del pueblo con sentimiento fraterno, para informarles a ustedes los representantes de ese pueblo, sobre la gestión de mi primer año de Gobierno. Todos somos hermanos al margen de que pensemos diferente, es normal y todos somos hijos de una misma patria, Honduras. Y quiero pedirles que este informe, quiero invitarlos a que lo revisen, lo analice y me digan las cosas que se deben mejorar. Es el momento de hacer las cosas diferentes, para construir una Honduras mejor.
Señoras y Señores Diputados, hermanas y hermanos hondureños:
El sustento de mis expresiones se basa en los resultados concretos de las políticas sociales, empleos y la creciente recuperación de la dignidad de las familias luchadoras. El avance en la educación de nuestros hijos, de viviendas dignas con techos, pilas y piso de cemento. Eco fogones con que cocinan, agua filtrada, seguridad alimentaria, el huerto familiar y el esfuerzo que estamos haciendo para que el pueblo en su supremo derecho tenga salud pública.
Ahora más de 270 mil familias reciben el bono 10 mil, para que los hijos de los más vulnerables puedan tener salud y recibir una educación adecuada. Hoy le he pedido que nos acompañe, en este evento tan solemne, a Cinthia Isabel Gonzales que es una de las 270 mil beneficiarias del bono diez mil y que gracias a esa ayuda, hoy puede mandar sus hijos a la escuela. Se puede poner de pie Doña Cinthia para que le bridemos un sonoro aplauso por ese esfuerzo por el logro de mejores oportunidades de vida para sus hijos
Más de un millón doscientos mil niños reciben la merienda escolar y más de medio millón de adultos mayores y discapacitados están recibiendo alimentos solidarios. Se han desarrollado más de cinco mil huertos familiares, se han construido más de 500 viviendas sociales para las familias más necesitadas y se han beneficiado unas 11 mil familias cambiando fogones tradicionales con eco fogones, adicionalmente se han hecho 10 mil pisos de cemento y 8 mil techos.
Se han financiado más de 25 mil microempresas de tortillas, pan y otros alimentos. Y hoy también nos acompañan muchas de esas mujeres luchadoras incansables de las microempresas de las tortillas y del pan, están aquí doña Denia Leticia Matamoros y doña Ilsia Matamoros. Un aplauso para ustedes es un gusto tenerlas aquí.
Hoy podemos decir que con la ayuda de los programas sociales como Vida Mejor, la pobreza general se redujo en 2% durante nuestro primer año de gestión.
Pero la principal ayuda, la principal bendición es el empleo. El empleo digno. El que tiene que generar la economía con su propio crecimiento y el que también estamos creando por acción del Gobierno y sus programas. Ustedes recordarán que fuimos bastante responsables y prudentes con los compromisos que asumimos en campaña.
Eso nos permite decirles hoy que tenemos por delante un enorme camino por recorrer para resolver el problema del empleo de los hondureños. Pero decimos con humildad y con mucha satisfacción que hemos logrado hacer más de lo que prometimos para este año.
Son 175,700 nuevos puestos de trabajo y trabajadores que se han incorporado en los últimos 12 meses, y con la ley del empleo por horas se han generado 53 mil oportunidades más y el programa con Chamba Vivís Mejor ha producido casi 34 mil empleos. Y como testimonio de lo antes mencionado, durante el año 2014, nos acompañan los amigos:

• José Manuel Moradel
• Lourdes Lisbeth Pérez Tercero
• Starloo Sadloo Galo (hijo de Emo)
• José Iram Pavón
• Jefferson Omar Rivera

Que trabajan en Corporación Lady Lee, Restaurante Wendys y Servicios Integrados de Mercadeo, INTUR y Mendels, respectivamente, quienes también merecen que les demos un fuerte aplauso.
Y aquí quiero hacer un reconocimiento y agradecer la colaboración del sector privado, ha sido pieza clave en esta tarea de crear oportunidades de empleo para los que más lo necesitan, mi reconocimiento a los empresarios visionarios y comprometidos con su país.
Sin embargo, no deseo que nos quedemos únicamente en las cifras, porque aun habiendo logrado más de lo que prometimos, nuestro compromiso es mayor, estoy convencido que podemos y vamos a hacer más, nuestro país lo necesita y nos necesita, por eso le propongo a los hondureños que en este 2015 tenemos que seguir superando las metas que hemos planteado, con los esfuerzos de mi Gobierno, de las alcaldías, del Congreso Nacional y con mayor colaboración de los empresarios, lograremos impulsar el desarrollo de la producción y de la economía nacional, que es lo que creará mayores oportunidades de empleo y mejora en el ingreso para la clase trabajadora que es el motor de nuestra economía. Firmamos con el Fondo Monetario Internacional y eso genera mayor confianza en el país en materia de inversión y nos entregará mejores perspectivas de crecimiento y desarrollo.
Para este año la meta son 284 mil empleos generados, pero le pido a mi equipo, a la gente del Programa Con Chamba Vívís Mejor, a la Secretaría del Trabajo, a la Secretaría de Desarrollo Económico y a la Secretaría de Infraestructura, que trabajen intensamente para que superemos esa meta. Porque el pueblo no espera y necesita más empleo!
Hermanas y hermanos, Honduras está cambiando, algo bueno está pasando.
Estamos con los trabajadores y empresarios, reformando la política de Protección Social de Honduras. Merecemos, Honduras merece una Seguridad Social seria, inclusiva y digna. Que progresivamente abarque a todos. A los asalariados, a los trabajadores independientes, carpinteros, albañiles, zapateros, empleadas domésticas, trabajadores del campo y de la ciudad. Tendremos un sistema social, sano, sostenible, factor de progreso y un ejemplo de honestidad, transparencia y buena administración.
Yo soy un hombre de palabra y cumplo los compromisos, sobre todo cuando se trata de algo que beneficia a la población. En campaña dije: “…voy a hacer lo que tenga que hacer para devolver la paz y la tranquilidad a nuestro pueblo…” y ustedes saben que estamos cumpliendo, tenemos logros, vamos por buen camino, y en esto la Policía Militar ha sido un factor determinante. Pero nos queda mucho por hacer.
Hemos comenzado a derrotar al crimen organizado internacional y al narcotráfico que trata de apoderarse de nuestro país, estamos bajando los homicidios, las extorsiones. Estamos capturando a los malos sin importar quien sea, los juzgamos y los metemos presos. Y a los que han sido acusados en otros países, los capturamos y los estamos entregando; todos están enterados que estamos recuperando la paz y la seguridad en las calles y colonias donde estamos interviniendo con la Policía Militar, con Fusina, con la Policía Nacional Preventiva y con todos los operadores de justicia. La Policía Militar del Orden Publico trabaja día y noche en la calle protegiendo a los buenos, seguimos depurando y fortaleciendo nuestras instituciones y este año 2015 es el año de mayor apoyo a la Policía Nacional Preventiva.
Los homicidios han bajado en más del 20%, pasando de 86 a 66 homicidios por cada 100 mil habitantes, esto ha sido reconocido a nivel internacional y por la agencia especializada de las Naciones Unidas en el combate al crimen, así como por los observatorios nacionales e internacionales.
Se han realizado más de 20 mil operativos, entre ellos la desarticulación y captura de 834 bandas criminales y la reducción significativa de las actividades de extorsión. Se redujo en un 75% las llamadas desde los centros penales y se implementó la lista negra para evitar el robo de celulares. En el combate al narcotráfico se han realizado numerosos decomisos, incautaciones, se han destruido unas 45 pistas clandestinas y seis narco laboratorios, esto ha sido difundido por los principales medios de comunicación y muchos internacionales.
La Policía Militar sigue en las calles dando seguridad al pueblo y les prometo que mientras yo sea Presidente seguirá allí en las calles ofreciendo seguridad. Hoy la Policía Militar y la Nacional trabajan hombro a hombro con los aparatos de justicia. Ahora tenemos presencia en 16 departamentos y pronto estaremos en cada rincón del país donde así se requiera, o donde la autoridad local lo solicite.
Quiero hacer un reconocimiento a la valentía y sacrificio de todos los operadores de justicia, muchos de ellos héroes anónimos que arriesgan sus vidas y el bienestar de sus familias por darnos seguridad y tranquilidad al resto de nosotros. Saludo a los buenos policías, a los buenos fiscales, a los buenos jueces y a todo el Poder Judicial, a la Policía Militar y a los miembros de las Fuerzas Armadas; algunos de estos operadores están presentes hoy aquí y pido un fuerte aplauso para ellos. Mi reconocimiento y gratitud en nombre del pueblo hondureño, ustedes nos hacen sentir orgullosos de nuestras instituciones, cuenten con mi apoyo y gratitud.
También quiero hacer un reconocimiento exdiputados y actuales diputados valientes que me han acompañado en la aprobación de leyes trascendentales, que han servido de marco jurídico para todos los avances en la seguridad y la aplicación correcta de la justicia, mi profundo agradecimiento hacia ustedes, el pueblo hondureño reconoce su valor, su entrega y su sacrifico.
De igual manera, hago un llamado a los diputados y diputadas que hasta ahora, por cualquier razón, no nos han acompañado en estas luchas, que se sumen a esta cruzada contra la criminalidad, que todo se hace por la paz y la tranquilidad de la nación. No podemos permitir regresar al pasado donde nuestra seguridad la manejaban los delincuentes y el crimen organizado. Y hago un llamado para que los intereses políticos o personales no estén por encima de los intereses del pueblo y la nación.
No solo combatimos el delito en toda su expresión, también estamos trabajando en el tema de la prevención. Por ejemplo, con las recreo vías por todo el país, que hasta ahora hemos hecho más de 12,000 y el pueblo sigue solicitando cada vez más estos espacios de sana convivencia, también se construyen nuevos parques, canchas con grama sintética, polideportivos y gimnasios. Se ha implementado también el programa Guardianes de la Patria con las Fuerzas Armadas para formar en valores a los jóvenes y a los niños. Y las Iglesias están apoyando en esto.
Estamos avanzando, pero ¡falta mucho por hacer! Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo los hondureños tenemos derecho a mirar el vaso y reconocer que está medio lleno y no medio vacío.
¡HONDURAS ESTÁ CAMBIANDO, porque algo bueno está pasando!
Y cuando lo digo, lo afirmo y lo proclamo a los cuatro vientos, porque me llena de orgullo lo que estamos haciendo y construyendo.
En el tema de infraestructura con orgullo puedo informar que en este período de Gobierno habremos adelantado el Corredor Logístico entre los Océanos, con el que soñamos desde hace muchas décadas. El Corredor Agrícola que terminará de garantizar la seguridad alimentaria de nuestro pueblo y nos pondrá en ruta de transformarnos una vez más en el granero de Centroamérica. El Corredor Turístico, nos permitirá disfrutar las bellezas de nuestro país generando trabajo y riqueza. Tendremos puertos y aeropuertos que demanda nuestra producción y nuestro crecimiento. El Aeropuerto de Gracias, el de Rio Amarillo que pronto se va a inaugurar, la ampliación del de Choluteca, la reconstrucción del de Tela y el de Palmerola que será parte vital del centro logístico del país.
Además, hemos escogido como una de las llaves para construir el progreso de Honduras, darle el más fuerte impulso a los programas de vivienda. Un proceso masivo de casas accesibles para los trabajadores asalariados de Honduras y vivienda social para llevar seguridad y dignidad a los más humildes. Esto mejora su vida, los hace propietarios de la casa que habitan, dándole acceso a hondureños de bajos salarios a cumplir su sueño de tener una vivienda propia y digna para una Vida Mejor.
Para el periodo de 2015 a 2017 se proyecta construir 25 mil soluciones habitacionales y se pretende invertir 6 mil millones de lempiras. Más de 9,000 viviendas sociales con una inversión de 800 millones de lempiras por año.
En esto del tema de Vivienda quiero reconocer aquí la presencia de Cristian Chávez Amado, quien por circunstancias de la vida perdió a su madre y tuvo en su momento que vender tortillas para sostener a sus hermanos. Cierto día lo recibimos en la casa y hablamos de varios asuntos, pero él me dijo que quería tener su casa. Igual quiere tener una barbería. Lo estamos apoyando, ya tiene su casa y lo vamos a seguir haciendo porque el Estado de Honduras está para apoyarte Cristian. Saludos.
Para este año tenemos muchas cosas buenas, creación de más trabajo y riqueza en el campo y ciudades. Vamos a invertir fuerte para incrementar la producción de granos básicos, la ganadería, la palma africana, el azúcar, el café, el cacao, las frutas y hortalizas, a través de crédito, asistencia técnica, semilla mejorada, garantía en precios de compra e inversiones en riego, comunicaciones y en el fortalecimiento de toda la cadena comercial y agroindustrial. Vamos a invertir en ordenar, manejar adecuadamente y aprovechar el bosque, para energía y para actividades industriales, en beneficio de las comunidades y de las empresas sociales.
El bosque es un gran potencial en Honduras. Hemos hecho un compromiso con Nery Conrado Cerrato, en los próximos días, juntos, alcaldías e INSEP, vamos a reparar las calles con un monto de 1,300 millones de lempiras. Estamos listos para empezar.
Para lo anterior, se ha constituido FIRSA con 1,500 millones de lempiras, igualmente Banadesa ha puesto cerca de 1,000 millones disponibles para financiar esos rubros. Se cuenta con un programa de garantías reciprocas único e histórico en el país y con el programa del Bono Agrícola para una Vida Mejor.
También estamos ordenando la actividad minera, para que vuelva a ser una fuente de riqueza para Honduras, para que nuestros recursos naturales sean aprovechados con racionalidad y que tampoco se abuse de los trabajadores más humildes, haciéndolos trabajar en condiciones inhumanas, con riesgo de vida y salud. Ya trabajamos en el primer Gran Parque Minero.
Estamos trabajando con el hermano país de El Salvador, por el problema de los niños migrantes, estamos trabajando en el Plan de la Ley para la Prosperidad y hemos tenido avances importantes y en el mismo Plan que tiene en sus manos el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Hemos avanzado y esperamos seguirlo haciendo en beneficio de este sector tan necesitado del país.
Y todo lo anterior, para que sea factor de desarrollo y progreso lo estamos poniendo en manos de empresas modernas, con capacidad de invertir y de atraer inversiones nacionales y extranjeras, y también en manos de micro, medianos y pequeños empresarios, de cooperativas y otros emprendimientos asociativos, con la participación de bancos y también de instituciones financieras locales, cajas rurales y otras modalidades de micro financiamiento.
Nos comprometimos a organizar y conducir un Gobierno honesto y transparente y a combatir la corrupción en todas sus formas. A los hechos me remito. Intervinimos, el Seguro Social, la DEI, el IP, la antigua Dirección de Migración, todas las Aduanas, el INJUPEMP, la Dirección de Transporte porque hemos dicho basta ya de la corrupción. Estamos trazando una línea, no más robo, estafa, ni soborno. No derroches en bienes mal habidos en Honduras o en el extranjero, se los vamos a incautar siempre. Basta de abusos y excesos. De cuentas abiertas a nombre de cómplices para quedarse con el dinero del pueblo. Y para evitar esto, somos el único país en el mundo que firmamos un convenio con Transparencia Internacional. Ahora somos un país ejemplo en el mundo de lo que queremos hacer.
Hermanos y hermanas hondureños, somos un país en transformación, porque Honduras está cambiando, porque algo bueno está pasando!
Estamos cambiando instituciones públicas, ministerios y funcionarios del gobierno, para que sean más eficientes. Siento que ha llegado también la hora de cambiar de algunos hondureños en la forma de hacer política. De aquellos políticos que no oyen ni ven las realidades. Es hora de escuchar la voz al pueblo, que sean francos y sinceros y dejen la politiquería. La obra que debemos emprender es demasiado grande, es tarea es monumental, el reto que debemos enfrentar es enorme, y para eso es necesario todos los hondureños donde prevalezca los intereses de la nación, por encima de cualquier interés personal o político. Quien demanda esta tarea. Es El PUEBLO. Y ante Dios y ese PUEBLO le tendremos que rendir cuentas tarde o temprano. Nadie se va a escapar de eso, nadie.
Este es el mensaje que nuestra sociedad espera y merece. Estoy compartiendo con los obreros, empresarios y el sector social de la economía. Pedí que me recibieran en sus oficinas. Lo haré igual con los Campesinos, Banqueros, empresarios de la Construcción, Universidades, Iglesias, y los olvidados. Los Misquitos, tolupanes, todas las etnias, pescadores artesanales, trabajadores de las minas, en fin todos los que forman parte de Honduras. Y luego vamos a reunirnos con cada uno de los partidos políticos, donde quieran recibirme. Estamos listos.
Quiero que mi voz se escuche a lo largo y ancho del país, desde el azul cristalino de las islas de la Bahía hasta la Ruta del Sol en el sur. Desde la tierra de la cuna de nuestra Civilización Maya Chortí y Lenca, hasta la tierra de los hombres valientes y talentosos en Olancho. Que resuene más allá de nuestras fronteras, que se oiga con claridad, Honduras está cambiando, porque algo bueno está pasando, somos una gran Nación y tenemos la obligación de unirnos para terminar de construirla y disfrutarla en paz y armonía.
Y aquí frente a Dios y frente al pueblo hondureño, quiero expresar:
Soy Juan Orlando Hernández y orgullosamente vengo de la tierra del indómito cacique Lempira. Estoy comprometido a devolver la paz y la tranquilidad a esta nación. De la mano de Dios y con la voluntad mayoritaria del pueblo hondureño, haremos de nuestra Honduras, un país de todos y para todos, un país de oportunidades.
Dios bendiga a Honduras.

AppStore.png
PlayStore.png

Videos

REVISTA DIGITAL.

PORTADA-JUNIO.jpg

CREDITO-SOLIDARIO.png

CONOZCA EL ZIKA

PORTADA-JUNIO.jpg

Vídeo TNH

Siguenos